Apocalipsis Capitulo 7


CAPITULO XII



INTRODUCION

Este capitulo es paralelo con otros pasajes bíblicos: Ez.9:4; Isa.49:14-23,10-12; Apoc.14:1-5; 9:4, y otros pasajes que iremos citando en el estudio. Esta obra señalada en este capitulo ocurre al mismo tiempo de los sellos, es una acción paralela a lo estudiado en el capitulo 6.como veremos, estos sellados son los marcados para preservación y salvación, en este periodo de juicio sobre la iglesia apostata y el mundo Ez.9:1-11; Ap.3:10; 9:4; 7:13, 14, etc. Con esta breve introducción aclaratoria comenzaré con el análisis exegético y explicativo de este capitulo.

VERSICULO 1.
                           “DESPUES DE ESTO” (la visión anterior. No que después ocurre lo visto en la visión. El sellamiento se realiza al mismo tiempo del juicio)

VI A CUATRO ANGELES (los ángeles que tenemos en Apoc.9:4 y por consiguiente los 6 verdugos de Ez.9:1, 2;)DE PIE (acción que nos muestra de que están preparados para actuar, vea Dan.12:1; y para comparar vea Ez.9:1,2; Apoc.9:4, etc. ;)

SOBRE LOS CUATRO ANGULOS DE LA TIERRA (es decir: de toda la tierra) QUE DETENIAN LOS CUATRO VIENTOS DE LA TIERRA (es decir: los juicios definitivos de Dios, vea Jer.49:36-39; Zac.6:1-8; note el símbolo de juicio bronce) en Ez.9:2; Zac.6:2. Un tiempo de juicio que para unos de condenación, para otros de salvación, Ez.9:4; 37:9; Apoc.9:4. El soplar de estos vientos significa; turbulencias, combates, guerras Dan.7:2; persecuciones, caos, coincidiendo así con lo que dijo: Jesús y que registra Lucas 21:25, 26. Por lo que leemos en Apoc.9:14-21; estos ángeles están deteniendo lo que será los peores tormentos que puedan existir que, mas que físicos serán espirituales e irresistibles tal como los estudiamos en el capitulo anterior Luc.21:25, 26. El hecho de que hoy día (año 1998) estemos viviendo parte de este juicio, es el primer “ay” Apoc.9:12, el primer toque de la trompeta final de los tres anunciados Apoc.8:13. Los dos últimos vienen luego que estén sellado los “siervos de nuestro Dios” (verso 3). Este juicio tiene como centro, la iglesia apostata Ez.9:1-11; Apoc.11:1, 2; 18:4-8, 10-22, etc. es importante notar que lo que aquí son “los cuatro vientos de la tierra”, en Apoc.9:14 es el “gran rió Eufrates”, alusión clara a la caída de Babilonia, la que ocurrió justamente cuando los Persas desviaron el rió Eufrates que pasaba por debajo de la ciudad. Lo que en aquel entonces era una ciudad física, hoy es espiritual, una iglesia apostata. Todo un sistema.

Como ya hemos visto antes (Cáp.6). PARA QUE NO SOSPLARA VIENTO... SOBRE LA TIERRA, NI SOBRE EL MAR, NI SOBRE NINGUN ARBOL (Tierra, mar, árboles, son términos equivalente a “gente”, personas.) Vea para el término:

TIERRA: Gen.11:1; 2Sam.24:25; Jer.22:29; Sal.98:3; etc.

Para MAR: gente convulsionada, impía Isa.17:12, 13; 57:20.

Para ÁRBOL vea: 1Cron.16:33; Sal.1:3; 96:12; Isa.55:12; 61:3; Mat.3:10; 7:17-19; 12:33; Luc.23:31; Jud.12, etc. Luego, los únicos que serán exceptuados son los “sellados” Apoc.9:4. Si bien es cierto de que estamos viviendo tiempos malos, no deja aun de ser el principio.

 VERSICULO 2
VI TAMBIEN A OTRO ANGEL... (Este “otro” ángel, es un mensajero Celestial, el “varón vestido de lino” de Ez.9:2, el cual es identificado con Jesucristo mismo, vea Dan.10:5-12; y Dan.12:6-8) QUE SUBÍA DONDE SALE EL SOL... (Este termino se relaciona con la salvación), vea Isa.9:2, en la versión de los LXX y compare con Luc.1:78, 79, que es lo que también traen los “cuatro vientos” Ez.37:9, la resurrección espiritual de los huesos secos de Ezequiel Cáp.37, que tiene lugar en este tiempo de la “parousía” de Cristo. Tiempo también de luz Zac.14:7. En Mat.24:27, justamente relaciona al tiempo de su venida con l de un “relámpago que sale del oriente”, en el griego “que sale de la aurora”. Este símbolo nos indica que, a pesar de las tinieblas espirituales, también habrá luz, que el mundo será alumbrado, vea Sal.77:18, (pero que también esa luz misma luz rechazada, trae destrucción Sal.18:14.)

Y TENIA EL SELLO DEL DIOS VIVO (Este “sello” ¿es el Espíritu Santo?, NO, los “siervos” ya tienen el Espíritu Santo). Este “sellar”, tiene otro sentido. Es la contrapartida de otro sello, el de la “bestia” Apoc.13:16, 17, y se relaciona con adoración y servicio Apoc.13:8, 12; Note la contraparte Apoc.15:2; 20:4, etc. El sello tiene que ver con una condición  espiritual interna que se refleja en lo externo del siervo. Vea Deut.6:4, 8; 11:8, 18; Ez.9:4, vea un ejemplo: Lot 2Ped.2:7, 8. Vea también Apoc.11:1; 13:10; 12:17; 14:12, etc. Que es así, queda confirmado en Apoc.14:1-5. En Apoc.14:1, queda en claro que el “sello” es el Nombre, es decir, propiedad de: “el, (Jesús) y de Dios, el Padre escrito en la frente”. Esto significa: “Frente”: cuyo sinónimo es  “semblante”, que significa; “semejante”, “parecido”, “que se párese a una persona o cosa”. La frene nos habla de una identificación, de una posición tomada la cual se hace visible a todos, vea Apoc.17:5; Entender lo que este sello significa se hace mas fácil cuando analizamos el tiempo de apostasía en el cual son sellados los “siervos”. Fidelidad incondicional a Dios, comunión intima con el Padre y con el Hijo 1Jn.1:3; Jn.14:23; Apoc.3:20; Sal.25:12-14. Nunca  debemos entender que seremos sellados sin reunir condiciones. El sello es el resultado de nuestra respuesta a Dios, que se hace visible como resultado del trato que permitimos que Dios haga con nosotros, Rom.5:3; Heb.12:10, 11; Isa.48:10; Zac.13:9; 1Ped.4:12, 13; 5:10; Rom.6:22; etc. O sea que, no debemos entender que como somos “creyentes”, que vamos a la iglesia y nos reunimos, y todas esas cosas, ya tenemos el “sello”. Muchos, por no decir la mayoría, ya tienen el sello de la bestia, por su actitud a Dios y a su palabra, sin llevar impreso en ningún lado el código de barras del que tanto se habla. El versículo 3 justamente nos dice que el tiempo será después del sellar de “los siervos de nuestro Dios”, y que incluso, aún después, será acortado “por causa de los escogidos” Mat.24:22.
El orden de los acontecimientos sería así:

1) Los siervos son sellados. Esto correspondería a Ez.9:4; Apoc.7:4; 11:1.

2) Estos siervos son usados por Dios para dar un gran testimonio mundial con autoridad de juzgar; vea Apoc.11:3-7; 15:6; 19:14; y compare con Apoc.19:8; y Apoc.17:14. Mientras dan este testimonio lo hacen “vestido de cilicio”, de luto, de pesar por el pecado, lo que refleja a la vez la condición espiritual de los sellados a la cual hacíamos alusión antes, pero con gran firmeza como lo hizo Jesús Apoc.11:5, 6, 10. En este tiempo, son guardados de persecución, aunque en proceso todo lo relacionado con la marca de la bestia, como en este tiempo, con la diferencia que ya estará establecida en forma efectiva y activa, “la abominación  que causa desolación” Mat.24:15, la que en gran parte ya esta, Apoc.13:13, 14; 2Tes.2:8-12; etc. 

3) Una vez terminado el testimonio, la persecución y “muerte” de los “siervos” Apoc.11:7; 12:17; 13:7, 10; 6:9-11; que significa la victoria del Cordero sobre la bestia, el falso profeta, y sobre los reyes que le dieron el poder Apoc.17:14; 19:11-20. 

4) Resurrección y glorificación e introducción  de los santos al Reino y comienzo del milenio Apoc.1:11-15; 12:10, 11; 1Tes.4:13-17; Dan.7:18, 27; Luc.21:28-31, etc.
Con respecto a los símbolos, tierra, mar, y árboles ya hemos estudiado, el segundo y tercer “ayes”, no dañarían a la gente hasta no sellar a los “siervos”.

VERSICULO 4
“Y OÍ” Oír, es el principio de esta profecía, y precede a lo que el Señor le va a mostrar, vea algunos ejemplos: Apoc.4:1, y compare con el verso 2. Apoc.5:5, con 5:6; Apoc.6:1 compare con 6:2; Apoc.6:3, con 6:5-8, Apoc.21:9, 10; vea Apoc.22:8, donde Juan confirma que esta revelación de fue dada de esa forma. Primero oye y luego ve lo que Dios le dijo que le mostraría. ¿Qué le haría “Oír”?

EL NUMERO DE LOS SELLADOS (es decir, el numero de los salvados en ese periodo a lo que hace alusión estos capítulos, los que serían preservados Apoc.9:4,  los que obedecieron al mensaje final de Dios Apoc.3:14-21; 14:6-10; 18:2, 4; etc., compare con Ez.9:4. Cuyo número es)

CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL SELLADOS este numero ha sido diversamente interpretado. No han faltado los que lo han interpretado en forma literal. Los “Testigos de Jehová” afirman que son 144.000 ungidos que tendrán vida celestial con Cristo, y de donde reinarán “sobre” la tierra. Para ellos el número es estrictamente literal. Muchos evangélicos en estos últimos tiempos, antes no opinaban así, creen que son 144.000 judíos, que predicarán el evangelio después del rapto de la iglesia donde se salvara esa “gran multitud” que tenemos en el verso 9. Así sostiene la escuela futurista de interpretación. Literalmente 144.000. Estos últimos sostienen así porque el resto del versículo aclara que son de “las tribus de los hijos de Israel”. Y los primeros, los “Testigos de Jehová”... (¿) O simplemente porque contrasta con “una gran multitud que nadie podía contar” versos 9. Pero esto no constituye ninguna evidencia como pasaremos a comprobarlo en este estudio.
Una gran mayoría evangélica cree que es un numero simbólico de todo el pueblo de Dios a lo largo de la historia y que finalmente es salvo. Ahora nos ocuparemos de lo que es. Primeramente debemos decir que judíos no son. ¿Por qué? Porque el pueblo de Dios no es el Israel físico, o como comúnmente se los llama, los judíos, vea Rom.2:28, 29; 9:6-8; compare con Gal.3:16, 26-29; Rom.9:24-27; note como una profecía dada a Israel carnal,(Óseas 1:10; 2:23;) el apóstol la aplica cumplida en la iglesia, vea también Ef.3:6; también Ef.2:11-22; Col.1:21, 22; 2:11, 12; 3:10, 11. Pablo cuando habla de pueblo de Dios, se refiere a un remanente fiel y cristiano Rom.11:1, 2 5, 7, y que están en esa condición no por ser judíos sino por ser escogidos Rom.11:2, 7. En el concilio de Jerusalén, la profecía de Amós 9:11, 12; dirigida a Israel, es aplicada como cumplida en la iglesia Hch.15:14-18. Lo que en Isa.49:3 es “Mi siervo eres, OH Israel...” en el Nuevo Testamento es Cristo y su iglesia vea Isa.42:6; Luc.2:32; Hch.26:23; 13:47. El apóstol Pedro ve en la iglesia la continuidad del Israel, vea y compare  Deut.18:15, 16, 19, con Hch.3:22-26; lo mismo que Esteban Hch.7:37; e inclusive a la iglesia como la “descendencia” de Abraham, en la cual las naciones serán bendecidas y no en el Israel carnal Gal.3:16, 26-29; vea Gen.12:3, 7; 22:18, y vea Hch.3:25. Pablo aplica Isa.54:1 a la iglesia Gal.4:26-31; Mateo a Israel le llama Cristo Mat.2:15; vea Óseas 11:1, etc., etc. El nombre Jacob-Israel, trasciende los limites raciales Gen.35:11, llegando a ser el nombre del pueblo de Dios en general Isa.44:5; Rom.9:8. Sin agotar el tema, por ultimo diré que a la iglesia se la denomina Israel de Dios Gal.6:16; 1Ped.1:1; y esto termina con la discusión. En Sant.1:1; a la iglesia se la denomina “las doce tribus...”.
A todo esto hay que agregar, y que es lo mas terminante, que cuando el Señor muestra  a Juan lo que le hizo “oír”, es decir ; a los “sellados”, “NO VE” un numero reducido de salvados, ni tampoco que estos eran solo judíos, sino y como reza el texto:

VERSICULO 9
“DESPUES DE ESTO” (de escuchar el numero de los sellados), Y HE AQUÍ UNA GRAN MULTIUD, LA CUAL NADIE PODIA CONTAR, (no solamente 144.000.) DE TODAS NACIONES Y TRIBUS Y PUEBLOS Y LENGUAS (no solo judíos)...” Versículo 9.
En este capitulo el Señor da una visión general de los salvados en este período de apostasía y desconcierto, son los que salen de Babilonia religiosa y entran en “los nuevos cielos y nueva tierra” prometida 2Ped.3:13. En esta numeración se incluye a todos, predestinados e invitados, no así en Apoc.14:1-5, donde solo se refiere a los predestinados, “primicias” de esta “gran multitud”, Iglesia y Novia del Cordero, Reyes y Sacerdotes.
El numero 12.000 lógicamente también es simbólico: Organización, orden y perfección. Es el numero de la iglesia del Señor, tal el numero 12, vea Apoc.21:12, 14, 16; aquí podemos ver que se trata de la iglesia, con su calidad espiritual, organizada y perfecta. El hecho que aquí se mencioné de que son tomados de “las tribus de Israel” que ya hemos visto es el pueblo de Dios todo, significa que esta “gran multitud” es el “remanente” que finalmente sería salvado, según las profecías. Vea Isa.10:17-22; 6:13; Jo.2:32; Abadías 17, 21; Mi.4:6, 7; 5:7, 8; Zac.13:8, 9; Jer.23:3; Ez.34:11; Rom.9:27; Isa.60:22; etc. Note que aquí, a diferencia de Gen.49; y Ez.48, la tribu que encabeza la lista es la de “Judá”, de donde proviene el Cetro Real, de donde proviene Jesucristo, Gen.49:10; Num.24:17; Apoc.5:5; 22:16; etc. ¿Quitándole así ese aparente trasfondo judío? Creo que sí. Sin lugar a dudas, a este capitulo lo tendríamos que ubicara entre los últimos de Apocalipsis, ya que esta “gran multitud” es la que responde a la predicación de los mensajeros de la iglesia de Laodicea, o mejor dicho de ese periodo Apoc.10:7-11; 14:6; como estudiaremos mas adelante.

LA GRAN MULTITUD (Versículo 9.)
¿De donde sale esta “gran multitud”?. El mismo texto responde: “de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas...”, que responde al mensaje de Dios al arrepentimiento en este tiempo de rebelión hacia El.
Para poder entender mejor este capitulo, tendríamos que considerar un tiempo similar en la historia, y que fue el tiempo en que Jesús estuvo en la tierra. Aquellos días y los nuestros son idénticos en lo que se refiere al estado de la iglesia y la finalización de su tiempo. Es mas, yo creo que aquello fue sombra de este tiempo. El tiempo para Israel se cumplía, su destrucción llegaba, en su primera manifestación, solo quedaba una generación, la semana septuaguinta de Dan.9:24-27 ya se cumplía y el tiempo para Israel terminaba Mr.1:15; Luc.19: 41- 44; Luc.13:34; Mat.23: 37-39; pero Jesús con su mensaje recoge el remanente de esa iglesia apostata, Jn.1:11-13; vea Luc.6:13-17, formado por apóstoles, los cuales son enviados a predicar en forma exclusiva el mensaje y junto a él, según Luc.8:1-3; muchas mujeres que habían creído y muchos mas según Hch.1:21-23 y otros como Lázaro, sus hermanas, el gadareno, la mujer samaritana, Nicodemo, José de arimetea, Zaqueo, y las grandes multitudes seguidoras de Jesús cuyos nombres están escritos en el libro de la vida y que solo Dios conoce. Todos estos eran parte de la iglesia en general, aunque diferenciados con los apóstoles Hch.8:1. (Vea también: Mar.3:7-9; 2:13; Luc.19: 37; Rom.11: 5; etc.).
Estos tiempos también pertenecen a una conclusión del sistema eclesiástico llamado cristiano, pero que, al igual que Israel se encuentra en apostasía, y el mensaje de los apóstoles en este tiempo haciendo un llamado de parte de Dios al arrepentimiento, a la conversión, Apoc.3:14-21; Apoc.18:2, 4.
Esta “gran multitud” es el cumplimiento final de la profecía de Ez.37:10. Allí tenemos reunido a ambos rediles; los predestinados y los invitados, que juntos forman un solo pueblo Ez.37:17, 19; Jn.10:16. Estudiamos en un principio (Apoc.1:1.) que la iglesia propiamente dicha y que reinara con Cristo, la Nueva Jerusalén, esta formada solo por predestinados, Rom.8:29, 30; Ef.1:4, 5, 11. A este cuerpo de creyentes se los llama en Isaías 49:3;  “Mi Siervo” e “Israel”, haciendo alusión a la unidad Cristo-Iglesia, con una misión; “ser luz de las naciones...” Isa.49:6; (compare con Luc.2:32; Hch.26:23; Hch.13:47;) en este ultimo versículo note el singular; “Porque así nos ha mandado el Señor...Te he puesto...”.donde se refiere a Cristo y a su Cuerpo, sus apóstoles de todos los tiempos, siendo luz de los pueblos, marcando a la vez una distinción de misión y ubicación y responsabilidad dentro del Reino de Dios.
Las naciones son invitadas a la salvación, pero no forman parte de este cuerpo escogido que les lleva la luz, estos, son invitados a las Bodas, vea: Mat.22:3-10; Luc.14:15-24; Apoc.22:17; 19:9; compare con Luc.14:15.
Así se explica la pregunta; “¿quiénes son, y de donde han venido?” verso 13. esta pregunta surge, no por la ignorancia del “anciano”, sino para provocar una explicación que el estudiante se pregunta al respecto, pero que también, ese “rebañito pequeño” solo y “abandonado”, perseguido, vituperado, aparentemente diezmado, cuya predicación paresia no tener frutos, cuya fidelidad al Señor no parecía encontrar eco en otros, como en el caso del profeta Elías Rom.11:2-4; como en el caso de los apóstoles actuales en esta época de apostasía, tal como aquel Israel, cuando ya se encontraba solo y aparentemente como olvidado por el Señor, según la apreciación humana Isa.49:14; 54:8; se encuentra con un pueblo numeroso, incalculable en su numero, como resultado del gran testimonio dado por ese “Rebaño pequeño”, vea Isa.49:15-23, que es el texto paralelo al que estamos estudiando. Esta multitud sale de la tercera y ultima invitación que Dios hace a la humanidad, obteniendo la mayor respuesta, pero la menos esperada, ni siquiera soñada por los apóstoles de este tiempo, de todas las épocas y no congregadas en institución alguna. Vea  y compare:

1)              Invitación: A Israel, Mat.10:6; y corresponde a: Mat.22:2, 3.

2)              Invitación: A las naciones de donde salió la iglesia nominal, Mat.28:19; y corresponde a Mat.22:4-8; vea Apoc.3:14-17.


3)               Invitación: Nuevamente a las naciones, Apoc.10:11; 14:6; 11:3-13; etc. y que corresponde a Mat.22:9, 10, resultando en la salvación de lo que nos informa Mat.22:10; Apoc.7:9; Isa.49:18-23; Apoc.11:13; Mat.25:31-40. Multitudes que acudirán de a millones para aprender la Palabra de Dios en el Reino, Isa.2:1-5; Mi.4:1-4; etc.

VERSICULOS  14 – 17
“ESTOS SON LOS QUE HAN SALIDO DE LA GRAN TRIBULACIÓN...”.
La “gran tribulación” es el clímax final al que llega nuestra generación y que comenzó con “dolores de parto” como leemos en Mat.24:7, 8, donde dio comienzo la “parousía” de Cristo de la cual ya estudiamos (Apoc.6) y que se registra en Mat.24:21, 22. La iglesia del tiempo del fin, estará en la tierra todo ese tiempo, previo al establecimiento del Reino Luc.21:31,  pero no como castigo, sino como agente purificador, vea Zac.13:8, 9; Isa.13:12; 48:10; Mal.3:2-4; Dan.11:35; 12:1. Las  tribulaciones son necesarias Hch.14:22; Rom.8:17; 5:3;  2Cor.4:17; 2Tes.1:4; Heb.12:7; 1Ped.4:12, 13; 5:9, 10; además será un tiempo de dar un testimonio, ¿de donde sale sino esta “gran multitud”? Luc.21:12-17; Mat.10:17-24; Jn.13:20; 16:1, 2. Es la iglesia de los últimos días la que enfrenta y vence a la “bestia”, con la sangre del Cordero y con el mensaje predicado y sellado con la muerte, por la cual reina con Cristo, Apoc.6:11; 17:13, 14; 13:10, 14-17; 11:3-7; 12:11;  15:2; 20:4; 11:9-13; etc. ¿Cómo es que algunos enseñan que la iglesia no pasa por este período? El “sello” guarda a la iglesia, en lo que respecta a su vida espiritual,  a la fe en medio de tribulaciones de la cual sale vencedora, pero no de la responsabilidad de la época, la mas difícil seguramente, pero por lo visto, de mayor bendiciones, y la de mayor cosechas de almas, aun a costa de la vida física de los escogidos.
Estos escogidos, justamente vencen al diablo, entregando sus vidas en fidelidad al Señor, vea Luc.21:16, 18, 19; Apoc.12:11; 9:4; Ez.9:4. Y, si la iglesia no esta en ese período, ¿quién es la mujer perseguida? Apoc.12:14, 15, 17; ¿o los que son obligado a marcarse con el numero de la bestia? O ¿por qué dijo Jesús  que aquellos días serían acortados por causa de los escogidos? Mat.24:22; etc.

VERSICULO 15
“POR ESTO ESTAN
DELANTE DEL TRONO DE DIOS...”: Es decir, ενωπιον  του  θρονου  “a la vista del trono de Dios”, como también se puede traducir el griego: “evópion ton tronon”, puesto que esta “gran multitud” no esta en el cielo sino en la tierra. Note que el resto del versículo dice: ...y el que esta sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos cuyo significado es: “He aquí el tabernáculo con los hombres, y él morara con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios” Apoc.21:2, 3. El Viene a nosotros Apoc.21:10.

El versículo 16 y 17 nos hablan de un pastoreo por parte de la iglesia en el mileno en principio, la cual guiara a todas aquellas personas que todavía no tienen aplicada la sangre de Cristo a su favor, que entraron en el reino por haber favorecido a un escogido por ser discípulo de Cristo, Mat.25:31-40 y aquellas naciones que entran al milenio para ser juzgadas. (Ampliaremos en Apoc.20), pero que aun no son salvadas definitivamente Apoc.20:2, 3; Zac.14:16-21; Isa.2:1-5; Sal.72: 1-9, 11; Sal.46:8-11; Isa.32:1-2; Mat.19: 27, 28; etc. (ver estudio sobre el Milenio).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada